Una vela encendida ayuda mucho a las personas - Velas Esotéricas
15889
post-template-default,single,single-post,postid-15889,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Una vela encendida ayuda mucho a las personas

Una vela encendida ayuda mucho a las personas

El acto de encender una vela marca en sí mismo un antes y un después en el ambiente.

[dt_quote]Irradia energía, su flama entibia e ilumina con místico poder el ambiente y llama la atención de la persona que se concentra en esa frágil, pero potente luz, en las gotas derritiéndose o tal vez en la sombra ondulante proyectada sobre la pared. Pero también, el color y el aroma son aspectos que se sienten y que disfrutan.[/dt_quote]

Una vela consta de tres elementos: la cera de abeja, que pertenece al reino animal. En términos simbólicos, es la ‘carne’ de la vela.
Está el vegetal, que es la mecha de lino o algodón, la colummna vertebral o la ‘Kundalini’ de la vela. Y la llama, que es el alma de la vela, lo que comunica con el universo.

Acercamiento espiritual
La vela encendida es una imagen simbólica de las criaturas de Dios; es una imagen del hombre en curso de evolución hacia un estado ángelico. Es por esto que puede afirmarse que la llama de una vela o de un cirio ‘lleva la plegaria hacia la divinidad’.
Encender una de estas es hacer una llamada a la energía del Universo para que preste una ayuda concreta. En la actualidad, el color es muy importante porque cada tono encierra en sí mismo un significado diferente para los distintos usos y para la consecución de resultados concretos.
Matices que dicen mucho
La vela naranja para el domingo: otorga paz, tranquilidad, éxito, armonía, protección, auxilio económico o financiero.
Blanca el lunes: se relaciona con el hogar y los asuntos domésticos, representa la economía, la previsión, la tendencia al ahorro.
Roja el martes: da fortaleza y vigor, energía y acción. Su ayuda es eficaz cuando se pide auxilio para salir con bien de una intervención quirúrgica.
Amarilla el miércoles: simboliza el comercio, el orden, el razonamiento, el exacto criterio, el sentido común y la lógica.
Púrpura el jueves: tiene una incidencia específica en el espíritu para buscar paz, tranquilidad, concentración.
Azul sola o rosa unidas el viernes: otorga amor, sexo, amistad, afecto. Estas son poseedoras de estímulos afrodisíacos y sus luces protagonizan la belleza, la estética y la armonía.
Verde oscuro el sábado: simboliza la realidad del mundo: las angustias y dificultades, las penas y alegrías, los éxitos y fracasos, la lucha cotidiana